lunes, 16 de mayo de 2016

Post-it! #109 Desmontando mitos sobre los ereaders


Desmontando mitos sobre los ereaders:

A estas alturas considero que entradas como éstas no deberían ser necesarias, pero por lo que veo aún no se ha alcanzado un tregua en la "guerra" ereader vs libro-en-papel.

Una llega a intentar ser tolerante y trata de no meterse en ésos bernengenales, pero es que cada cierto tiempo los defensores a ultranza del libro en papel se esgrimen a unas acusaciones que son del todo falsas. Lo que yo no acabo de entender es por qué les duele tanto la proliferación de lectores digitales y se lo toman como algo personal. Que digo yo que lo importante es leer, da igual el soporte. Pero en fin, ahí van unos cuantos mitos respecto a "las deficiencias" del libro electrónico:

Cansan la vista: Éste es uno de los peores y más falsos mitos que les recriminan a los ereaders. Tal y como comenté en el entrada de en qué fijarse cuando elijamos un ereader hay que tener muy claro qué es un lector y qué es una tablet. Que hay mucha gente que no los diferencia, y en éste caso los defensores del libro clásico también los mezclan y desinforman con esta afirmación. Un libro electrónico NO cansa la vista (o bueno, no más que leer un libro tradicional) incluyendo los modelos que tienen luz. Si es una pantalla de tinta electrónica, es un ereader y por tanto no tiene una pantalla que desprende luz drectamente a los ojos.

Se le acaba la batería: En serio?! Si, vale es verdad; pero me pones como desventaja máxima suprema que haya que ponerlo a cargar cada ¿cuanto? ¿Un mes o mes y medio? Los súper-fantásticos smartphones apenas si duran un par de días (y algunos ni eso) y eso no les parece mal. Pero eh! una carga que dura más de un mes y ya cuidao que te pueden dejar tirado leyendo. Sinceramente no creo que esto sea ni una ligera molestia siquiera. ¿Que vas a hacer un viaje? Ponlo a cargar la noche anterior. ¿Que lo usas mucho-muchísimo? Déjalo cargando una noche cuando veas la barra de batería antes de que se agote del todo y no tendrás problemas. Además muchos ereaders permiten seguir leyendo mientras se cargan (otros no).

Y por último, la guinda del pastel. El MITO (sí, con mayúsculas) que me ha hecho escribir este post. Un ebook no se puede firmar ni dedicar. Falso totalmente!!! De hecho no sólo los ebooks si se pueden firmar y dedicar, si no que pueden editarse para corregir erratas, errores de traducción y cambiarles la portada. ¡Se acabó el drama de tener una buena edición o una portada preciosa!, se pueden tener ámbas. (Perdonad el sarcasmo.)

Hay varios métodos para incluir una dedicatoria en el libro, y de hecho, la mayoría no implican editar el código uno mismo, si no que hay aplicaciones que recogen la firma del autor en directo (o en diferido) y se integran en el libro. Algunas de estas aplicaciones necesitan una tablet o teléfono que recoja la firma y en otras es el autor quien tiene las herramientas necesarias para darte un libro dedicado.

En otros casos, tal y como pasó el pasado día del libro, la actualización con la dedicatoria se envía automáticamente a través de la tienda. En este caso, todos los compradores de la novela Cicatriz de Juan Gómez Jurado en amazon, (que tengo pendiente de leer) recibieron una actualización de la misma en sus Kindles.



Si os interesa el tema os dejo con un par de artículos para que conozcáis más acerca de qué aplicaciones hay y cómo se pueden dedicar los ebooks. Aunque éstos artículos sólo hablan de aplicaciones e iniciativas externas y no hablan de la edición en Calibre o Sigil. (Cosa que nos posibilita tanto integrar a nuestros ebooks la firma de su autor como poner una dedicatoria personal si lo vamos a regalar a un conocido.)

Cuando los ebooks se pueden firmar de Toñi Herrero.
¿Cómo firmar un libro electrónico? de Alfonso Romay.
¿Cómo se firma un libro electrónico? de Fernando García para El Pais.

Lo que me da más coraje es que ésto no es nada nuevo. Éste tipo de aplicaciones llevan varios años, pero por alguna causa parece como si no existieran. Yo hace varios años que las conozco, aunque reconozco que como no soy ni de firmas ni de novedades ni les he echado un ojo. Con la edición si, ahí reconozco que he hecho mis pinitos aunque no salgo de lo básico.

¿Vosotros conocíais alguno de estos métodos para firmar libros digitales? ¿Os haría ilusión recibir un ebook dedicado?

*****

La cita:

el libro es una criatura frágil, se desgasta con el tiempo, teme a los roedores, resiste mal la intemperie y sufre cuando cae en manos inexpertas.

El nombre de la Rosa (Umberto Eco)

4 comentarios :

  1. Super interesante, sobre todo lo de las firmas que me ha venido de maravilla.
    Yo uso libro electrónico desde hace unos meses, y aunque echo mucho de menos el papel, reconozco que es super útil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eduardo gracias por comentar. Yo hubo una época en que leía sólo en digital, a día de hoy compagino los dos formatos y no encuentro diferencias a la hora de leer.
      Me alegro de que el artículo te haya servido de ayuda ; )

      Eliminar
  2. ¡Buenas!
    Y un aplausaco por favoooor D:

    Yo soy de las que, por lo general, prefiere el formato digital y siempre veo que somos minoría. A mí me gustan ambos formatos y los compagino (o lo hacía cuando tenía eReader y volveré a hacerlo cuando compre otro, supongo), pero el formato digital me parece mucho más cómodo cuando se trata de la mayoría de libros que leo (sean novelas o no ficción, porque catálogos y demás los prefiero en papel, más por manía que otra cosa y hay algunos libros que por su edición, también me gustaría leerlos en formato físico, pero bueno...y me falta el color en los eReaders tradicionales, aunque no he mirado si hay novedades al respecto ni sé si con la tinta electrónica se puede añadir color ._. *ignoraaancia*).

    Creo que en todo esto juega mucho el romanticismo que le achacamos a los libros en sí, como objetos. No seré yo quien lo niegue, pero como no me gusta acumular cosas por todos lados, para mí tener archivos digitales es mucho más práctico y como tú bien dices, SE TRATA DE LEER. Que a veces una se pregunta si aparte de admirar las portadas, lo suave que es el papel y demás habrá algo más que hacer con un libro (es bromita XD).

    El primer mito que comentas es el que más he visto y siempre es como "QUE NOOOOOOOOO" XD Los otros dos, reconozco que en parte me han hecho caer a mí también: aunque la batería tarde mucho en agotarse, un libro físico nunca jamás necesita batería, eso es así. Pero claro, también es "así" que un libro físico pesa, ocupa más espacio que un ebook (o el eReader mismo) y se echa a perder más fácil que un archivo (el eReader es una cosa, pero el archivo no es tan fácil de arruinar como el papel).

    El último punto no lo conocía, sobre todo porque nunca me lo había preguntado XDUu Me ha parecido interesante saber esas cosas porque era una ignorante total al respecto, aunque en general a mí no me va lo de las firmas y demás, así que era un punto que tampoco me afectaba en nada.

    Otra cosa que quiero decir y que he visto que critican (pidiendo un eReader de dos "hojas" y demás) es que... ¡es mucho más cómodo leer con una mano! D: Se hará raro al principio y todo, pero es genial poder sujetar el libro con una mano, pasar de página y todo de esa forma mientras comes, viajas en transporte público, etc. :D Estos días he estado leyendo un tochillo de 600 páginas y no he podido usar los ratillos en colas, salas de espera y demás como hacía con mi eReader, por ejemplo u_u

    Así pues, resumiendo: estoy muy de acuerdo contigo y cuando vea a alguien quejarse de los ebooks, lo pienso mandar a esta entrada XD

    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar
  3. ^^ Me alegra ver cómo le pones ese entusiasmo a los comentarios. Gracias!

    Lo del color te diré que hace mucho que no se oye nada al respecto, y es algo que muchos lectores estamos esperando, pero no termina de llegar. Si que hace tiempo hubo un prototipo que lo intentó. Y la verdad, aunque no "se necesite" si que es cierto que hay muchos libros que piden tinta a color a gritos, y no sólo hablo de libros infantiles, si no de libros ilustrados o ediciones con tintas de colores como La historia interminable. (Y muchos lectores lo piden para cómics, pdfs, revistas…) Sería todo un sueño tener un ereader con tinta de color. Pero no sé porqué razones no termina de llegar al mercado. Tal vez el costo no sea rentable o no terminan de atinar con los tonos o se ven limitados por el número de tintas o a la larga dan fallos... no lo sé

    Lo de la pantalla doble, también vi un prototipo que lo ofrecía y creo que tampoco llegó al mercado, porque era enorme básicamente, y como has dicho muy bien no se necesita. Sí que a lo mejor es lo que más le cuesta a nuestro cerebro de acostumbrarse a la lectura digital, acostumbrado como está a pensar en la doble página. Yo misma he de reconocerlo me gustaba mucho poder leer en la NintendoDS por eso mismo. Pero claro, luego te acostumbras a leer en una página y es muy cómodo!

    Un beso!

    ResponderEliminar

Tu opinión también es importante. No te cortes y exprésate con respeto, da igual lo antigua que sea la publicación. Si tienes algo que decir, házlo! ; )