lunes, 15 de febrero de 2016

Post-it! #098

La Pregunta:

¿Has leído alguna vez algún libro en el que algún personaje se llamase como tu?

Creo que no lo he dicho nunca, pero tengo un pequeño trauma con mi nombre. No me entendáis mal, me encanta! Lo que pasa es que es poco común, y aunque eso también me gusta, cuando eres pequeña te lleva a plantearte cosas como por qué nada tiene mi nombre y sí el de mis amigas. Un bar, una tienda, una marca de conservas o de cigarrillos…

En toda mi vida sólo he conocído personalmente a una persona que se llame como yo, aunque tengo referencias a tres o cuatro más. Recuerdo que una vez una señora le dijo a mi madre que yo no podía llamarme así; que como me había llamado era un diminutivo y que seguro que mi registro estaba el nombre completo. (Yo flipé mucho y mi madre se cogió un rebote…)

Bueno, el caso es que mi nombre lo he visto más veces en personas extranjeras que en nacionales, y eso que se supone que una de las raices es muy local de la provincia dónde nací. El caso es que incluso en la literatura no he tenido muchas oportunidades de ver a nadie con mi nombre si exceptuamos los dos libros de los que os voy a hablar.

El primero es El secreto de la isla de Enid Blyton. Es su primera novela larga y el primero de una serie (que lamentablemente nunca llegó a mis manos) y durante años pensé que era una novela autoconclusiva.
Como podéis imaginar se trata de una novela juvenil del corte de Los 5. Y trata de cómo unos chicos descubren una pequeña isla y se escapan para hacerla su refugio contra los problemas familiares, decidiendo escaparse de casa e instalarse en ella, y cómo tienen que apañárselas sólos en su reino sin adultos. Como El señor de las moscas pero sin violencia y con té y pastas tal como era entendido el género en los años 30.

En verdad es un libro que me encantó y solía releerlo de vez en cuando . Y creo que es el único libro de Enid Blyton que he conseguido terminar.

Tardé muchos años en dar con el siguiente. De hecho cuando leí Los pilares de la tierra hacía tiempo que había dejado el instituto atrás, y teniendo en cuenta de que El secreto de la isla lo leí cuando todavía estaba en el colegio…

En fin, en Los pilares de la tierra me sorprendió muchísimo encontrar a un personaje con mi nombre, aunque ya iba sobre aviso, puesto que antes de leer el libro me contaron bastantes cosillas, y que había una persona con mi nombre era una de ellas. Lo que no me esperaba era encontrarla tan pronto en la novela… y que hiciese tan poco. Vale que es una novela coral, con muchos personajes principales; pero el papel de mi tocaya es insignificante. Creo que es un personaje que sobra, lo único que sirve es como referencia del tiempo que va pasando.
En fin, la novela me encantó; pero el tratamiento de ella… os lo digo, no aporta mucho.

Y eso es todo. Un poco triste, pero es que ni metiendo "h"s o extranjerizando mi nombre (que puede escribirse de varias formas). Lo que sí sé es que hay varias escritoras con las que sí comparto nombre, pero creo que sólo escriben romántica y no he leído nada suyo.

¿Vosotros habéis coincidido con algún tocayo en los libros? ¿Cómo os sentís cuando eso pasa?


*****


La cita:
Según mis cálculos, estoy a 100 kilómetros de la Pathfinder. Técnicamente es la Sagan Memorial Station. Pero con todo el debido respeto a Carl, puedo llamarla como me venga en gana. Soy el rey de Marte.
El marciano (Andy Weir)

7 comentarios :

  1. Hola!!
    La verdad que haciendo memoria, solo leí El cuento numero trece, no es la protagonista pero me gustó encontrar alguien con mi nombre, si bien es un nombre conocido, no es de estar en muchas novelas, creo que Megan Maxwell tiene una protagonista con mi nombre y otro autor conocido que no recuerdo su nombre la tiene de protagonista. En películas también hay algunas pero bueno, lo queme molesta es que cuando un nombre se pone de moda lo ponen en todos lados, es bastante cansador xD. Es una linda sensación poder leer tu nombre, me gusta encontrarme jaja !
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, coincido contigo. Por eso yo también prefiero que en las novelas se usan nombres inventados o poco usuales, para saber con certeza de qué libro hablamos. Si todas las protagonistas se llamasen igual sería un caos.

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Entiendo que de peque pensases por qué las cosas no llevaban tu nombre y sí el de tus amigas pero ahora seguro que no te importa tanto ¿no? :) O al menos eso de que no te confundan con nadie o no ver tu nombre por todas partes, es guay jajaja

    Yo ahora sólo me doy cuenta de un libro y no estoy segura de cuál fue :S jajaja pero recuerdo que era una señora mayor y no era ni personaje secundario así que meh xDD me hizo ilusión pero no tanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad es que eran pequeñas y puntuales comidas de tarro. Siempre he sido muy diferente, supongo que lo del nombre me ha influido, pero siempre me ha gustado ser - y saberme- única ; ) Así que no, no me molesta en absoluto no encontrar mi nombre en marcas comerciales, en pulseras y demás ni tener que girarme porque oiga mi nombre en labios de cualquiera xD

      Eliminar
  3. ...¿y no vas a decir cómo te llamas? D: Pues nada, yo tampoco ¬¬* XD

    Que yo recuerde, hay dos ocasiones en las que me he topado con tocayas, aunque con matices, ya que en ambos casos su nombre (que entre ellas se escribe igual) se escribía algo distinto al mío, pero vaya, que es el mismo. Además de eso, uno de los libros no lo he leído, sino que he visto la adaptación al cine y en el otro mi tocaya tiene poca participación .u.Uu

    Aunque mi nombre no es poco común (yo sí encontraba diademas, pulseras y demás con él escrito), tampoco me he topado con muchas tocayas en mi vida, solo un par más alguna de oídas .u.Uu

    La verdad es que me gusta encontrarme tocayas, me hace gracia por lo poco habitual que es, pero prefiero que sea así, que me jodería llamarme, yo qué sé, Cassandra o Selene por la cantidad de personajes MarySuescos con esos nombres XD

    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. xD no, por ahora no te lo voy a decir… pero puedes intentar adivinarlo ; P

      Parece ser que volvemos a coincidir bastante. Aunque yo mi nombre es difícil de encontrar en cuadros, pulseras, colgantes, etc… Alguna vez he visto alguno, pero tampoco es frecuente.

      Eliminar
  4. No es lo mismo leer ensayo que poesía o Ya. De todos modos no por leer uno es más inteligente dependerá en medida de que lees y que haces con tu experiencia lectora.

    ResponderEliminar

Tu opinión también es importante. No te cortes y exprésate con respeto, da igual lo antigua que sea la publicación. Si tienes algo que decir, házlo! ; )