lunes, 29 de febrero de 2016

Post-it! #100


¡Hola viajeros del tiempo!

En esta ocasión voy a romper el formato de los post-it! por que la ocasión lo merece y también para hablar de otras cosillas relacionadas con el blog.

Si no os habéis dado cuenta esta es la entrada número 100 de los post-it! y además de ser un número especial me llena de especial orgullo haber llegado a tan significativo número.

Empecé esta sección para traer como mínimo un post a la semana y no dejar el blog abandonado, y salvo un par de "faltas" he cumplido a rajatabla con esta sección. Lo que en principio era una herramienta para practicar la constancia se convirtió en la sección más participativa del blog.

Lo que en principio era una sección para que me conociéseis mejor ha servido para que también os conozca yo a vosotros.

Lo que empezó siendo una sección de preguntas ha sido muchas otras veces un espacio de debate, de intercambio de puntos de vista y gustos relacionados con la literatura.

Y sobre todo, lo que empezó siendo un reto a corto plazo semana a semana y luego con la intención de durar al menos un año (52 entradas) ha conseguido llegar a las 100 entradas!!!

Aprovechando esta ocasión he pensado en ampliar un poco más el formato de la sección. Si bien lo que la caracteriza es la fórmula de pregunta más cita he pensado en que a partir de ahora la pregunta pueda ser susitituida por otro tipo de planteamiento. Una entrada directa o una pregunta - a mi o a vosotros-, algo que no sea tan rígido a la hora de plantear ideas, debates o consejos. Vamos, que la idea prevalece, pero el formato se hace algo más flexible.

En cuanto a los otros temas de los que quería hablar… bueno en apenas un par de semanas me toca volver a celebrar algo con vosotros, y es que el blog va a cumplir su tercer año de andanza!

Este año no creo que lo celebre de forma especial, ya que no me ha dado tiempo a preparar nada; ningún sorteo ni ninguna lectura conjunta. Cosa que si tengo ganas porque hace ya bastante que ni organizo ni participo en ninguna, pero sigo teniendo una pila de lecturas pendientes abismal, aunque tenía un par de ideas en mente. Pero después del año pasado sabéis que ando un poco desanimada de organizar nada, por que no sólo son mis circunstancias, si no también las vuestras. Hay mucha gente que como yo tiene lecturas apalabradas y meterse en una conjunta le es imposible. Sin embrago hecho de menos salir de la propia burbuja de "deberes" para con el blog, y volver a utilizarlo como "excusa" para hacer cosas y "sociabilizar" en la blogosfera.

Es curioso como tener un blog se va convirtiendo poco a poco de tener un hobby a tener algo más serio, y cómo por el camino vamos perdiendo un poco la frescura de hacer las cosas sin pretensiones, así que teniendo éso en mente es lo que quiero recuperar.

Asi, pues sirva esta entrada como un mix entre nota informativa y de celebración. Y si hay alguien que quiera aportar ideas para secciones o para futuras lecturas conjuntas, para eso están los comentarios. Que si me dais cuerda lo mismo terminamos planeando algo para marzo-abril. xD

Un besazo y gracias por seguir leyendo!




*****


La cita:
Los cambios traían consigo la necesidad de tomar decisiones, como había dicho mamá.

lunes, 22 de febrero de 2016

Post-it! #099


La Pregunta:

¿Qué piensas de la gente que dice que “no le gusta leer”?

Creo que respondí una pregunta similar en otra ocasión. Pero no en esta sección, que además me da la posibilidad de extenderme más que en un booktag o en twitter.

En primer lugar, yo no me creo ni más ni menos que nadie, y tampoco creo que mis gustos representen o no esa "supuesta superioridad"; es decir, creo que a muchos lectores se nos inculca (o intenta) esa idea de ser intelectualmente superiores, al igual que otros colectivos se creen mejores que otros sólo por tener una afición que destaque del resto. Yo no creo en eso para nada.

Es más, me he topado con gente muy inteligente y que son un cielo de persona, además; que me han dicho que no les gusta leer; y viceversa, gente supuestamente muy leída, pero en mi opinión poco válida o que puede aportar muy poco a mi vida personal.

Reconozco que hay personas a las que el hobby de la lectura pueda no convencerles, e incluso aburrirles, no a todas las personas nos afectan los mismos estímulos de la misma manera. Hay personas que son muy visuales, otras que prefieren el sonido; así mismo hay personas que pueden no tener la capacidad introspectiva, imaginativa o de concentración que la lectura necesita. Pero eso no significa nada. Es perfectamente válido.

Pero aún así he de hacer una pequeña puntualización. Porque si bien entiendo que haya gente a la que no le guste leer, considero que son una minoría de la gente que declama serlo. Porque gran parte de esa gente yo creo que se ha visto presionada o ha tenido una mala experiencia con la lectura. Bien sea por medio de lecturas obligatorias que no les han gustado, presiones o castigos… o tristemente por imposición cultural, ya que nos encontramos en una época en la que el saber y la cultura están mal vistos y en ciertos círculos y grupos está mal visto.

Hay mucha de esa gente que realmente no ha encontrado su género o su libro, o una segunda oportunidad para leer por placer y no por obligación. A esas personas sí que les pediría que le diesen una segunda oportunidad a leer. Pero algo que realmente les interese, una historia que quieran ver e imaginar directamente en su cabeza, sin presiones, sin imposiciones, para ver si realmente es así.


*****


La cita:
Ten presente que las cosas que te metes en la cabeza están ahí para siempre, dijo. Quizá deberías pensar en eso.
La carretera (Cormac McCarthy)

lunes, 15 de febrero de 2016

Post-it! #098

La Pregunta:

¿Has leído alguna vez algún libro en el que algún personaje se llamase como tu?

Creo que no lo he dicho nunca, pero tengo un pequeño trauma con mi nombre. No me entendáis mal, me encanta! Lo que pasa es que es poco común, y aunque eso también me gusta, cuando eres pequeña te lleva a plantearte cosas como por qué nada tiene mi nombre y sí el de mis amigas. Un bar, una tienda, una marca de conservas o de cigarrillos…

En toda mi vida sólo he conocído personalmente a una persona que se llame como yo, aunque tengo referencias a tres o cuatro más. Recuerdo que una vez una señora le dijo a mi madre que yo no podía llamarme así; que como me había llamado era un diminutivo y que seguro que mi registro estaba el nombre completo. (Yo flipé mucho y mi madre se cogió un rebote…)

Bueno, el caso es que mi nombre lo he visto más veces en personas extranjeras que en nacionales, y eso que se supone que una de las raices es muy local de la provincia dónde nací. El caso es que incluso en la literatura no he tenido muchas oportunidades de ver a nadie con mi nombre si exceptuamos los dos libros de los que os voy a hablar.

El primero es El secreto de la isla de Enid Blyton. Es su primera novela larga y el primero de una serie (que lamentablemente nunca llegó a mis manos) y durante años pensé que era una novela autoconclusiva.
Como podéis imaginar se trata de una novela juvenil del corte de Los 5. Y trata de cómo unos chicos descubren una pequeña isla y se escapan para hacerla su refugio contra los problemas familiares, decidiendo escaparse de casa e instalarse en ella, y cómo tienen que apañárselas sólos en su reino sin adultos. Como El señor de las moscas pero sin violencia y con té y pastas tal como era entendido el género en los años 30.

En verdad es un libro que me encantó y solía releerlo de vez en cuando . Y creo que es el único libro de Enid Blyton que he conseguido terminar.

Tardé muchos años en dar con el siguiente. De hecho cuando leí Los pilares de la tierra hacía tiempo que había dejado el instituto atrás, y teniendo en cuenta de que El secreto de la isla lo leí cuando todavía estaba en el colegio…

En fin, en Los pilares de la tierra me sorprendió muchísimo encontrar a un personaje con mi nombre, aunque ya iba sobre aviso, puesto que antes de leer el libro me contaron bastantes cosillas, y que había una persona con mi nombre era una de ellas. Lo que no me esperaba era encontrarla tan pronto en la novela… y que hiciese tan poco. Vale que es una novela coral, con muchos personajes principales; pero el papel de mi tocaya es insignificante. Creo que es un personaje que sobra, lo único que sirve es como referencia del tiempo que va pasando.
En fin, la novela me encantó; pero el tratamiento de ella… os lo digo, no aporta mucho.

Y eso es todo. Un poco triste, pero es que ni metiendo "h"s o extranjerizando mi nombre (que puede escribirse de varias formas). Lo que sí sé es que hay varias escritoras con las que sí comparto nombre, pero creo que sólo escriben romántica y no he leído nada suyo.

¿Vosotros habéis coincidido con algún tocayo en los libros? ¿Cómo os sentís cuando eso pasa?


*****


La cita:
Según mis cálculos, estoy a 100 kilómetros de la Pathfinder. Técnicamente es la Sagan Memorial Station. Pero con todo el debido respeto a Carl, puedo llamarla como me venga en gana. Soy el rey de Marte.
El marciano (Andy Weir)

jueves, 11 de febrero de 2016

[Unboxing] Templarios


Hace un ratito -lo justo de hacer las fotos, editarlas y escribir la entrada- un mensajero me ha traido un paquete de Penguin Random House. Si, ya sé que dije que este año quería rebajar el nivel de colaboraciones…


…pero si PRH te tienta con este título no es tan fácil resistirse. ¡Comprendedme!
Además a mi siempre me ha gustado el tema medieval, las leyendas artúricas, los templarios… vamos, que es una de esas raras excepciones donde me da por leer no ficción.


La verdad es que la edición está muy bien, sencilla pero muy completa y elegante. Está editada bajo el sello de Plaza y Janés, y aunque la firma "Canal Historia" lo cierto es que la han escrito dos autores españoles.
Lo de Canal Historia me escama un poco, porque como todos sabemos empezó muy bien y ahora sólo hablan de subastas y aliens; y además está basado en una serie documental sobre los templarios que no he visto y que no sé cómo puede ser de rigurosa. Pero en principio me fiaré de los autores (ya veremos). espero que no pase lo mismo que con Vikings, que de histórica más bien poquito y he optado por abandonarla.


Pero bueno, volvamos al libro que me voy por las ramas. Como os he dicho la edición está muy bien e incluye un 4 láminas de fotos (por las dos caras) a color, que ilustran algunos de los personajes, símbolos y lugares que tuvieron relación con los templarios.


Dado que -como ya he mencionado- se trata de un libro de no ficción, también encontramos cronologías y árboles genealógicos y otra serie de datos recogidos en varios apéndices que sirven como referencia mientras leemos el texto o como consulta.

En definitiva, espero leerlo y disfrutarlo mucho, y sobre todo, aprender más de esta organización religioso-militar, que tanto llama la atención y tanta leyenda negra arrastra.

Gracias a la gente de PRH por haberme ofrecido y haberme hecho llegar este ejemplar (y a los trabajadores de la empresa de mensajería). Espero leerlo en cuanto aligere un poco mi lista de libros pendientes, ya le he hecho hueco antes de los libros ganados en sorteos ^^



PD1: Disculpad por la calidad de las fotos, no sé que ha pasado hoy, pero me han salido más borrosas de lo normal.
PD2: Si, lo primero que he hecho ha sido golpear la portada (de tapa dura) como si fuese la puerta de un castillo medieval, como homenaje a la desaparecida cuenta de CommonBooktuber.

lunes, 8 de febrero de 2016

Post-it! #097

La Pregunta:

¿Prefieres descripciones detalladas del físico o que sólo haya descripciones del carácter de los personajes?

Ésta es una pregunta de esas que hasta que me las formulan ni me las planteo. Y entre eso y que la medicación que me han dado para la gripe me deja muy grogui y no puedo ponerme a hacer una investigación y estoy casi sin memoria voy a contestar de una forma muy poco precisa: me da igual.

Si, la verdad es que creo que me da lo mismo, como digo ahora no puedo acordarme de ejemplos concretos de novelas en las que no se menciona la descripción física del protagonista o que describan un par de rasgos como mucho. Creo que no llego a percatarme del todo cuando un personaje aparece en mi cabeza tal como lo describe el autor o tal y como me lo imagino yo "porque sí". Lo que si me da rabia (y me ha pasado unas cuantas veces aunque no me acuerde ahora de ningún título en concreto) es cuando el autor tarda en describir un rasgo fundamental, de esos que notas a simple vista cuando ves a alguien por primera vez y que quieran o no otorgan un rasgo muy distintivo del personaje y ningún personaje (o él mismo) hace referencia a ello hasta casi el final del libro, cosas como el color de piel o de pelo, o alguna cicatriz visible o la altura mismamente si es más alta o baja que la media. Y creedme da mucha rabia imaginar un personaje moreno o caucásico durante el 80% de la novela y luego resulta que no; que es rubio o que es negro. O imaginarte a alguien con el pelo largo y que luego lo tenga cortado a cepillo. A mi me resulta un tanto frustrante y por lo general el personaje que he imaginado se resiste a las modificaciones.
Así que en ese caso prefiero que la descripción aparezca al principio; pero quitando la cuestión del rasgo distintivo el resto me da igual que aparezca o no o que se detalle o se deje a la imaginación.

¿Y vosotros qué preferís?



*****


La cita:
—¿Claire? ¿Estás bien, amor mío? —¿Si «yo» estoy bien? ¡Por Dios, Jamie! —Las lágrimas humedecieron mis pestañas y parpadeé con fuerza. Jamie alzó la mano sana despacio, como si estuviera encadenado, y me acarició el cabello. Me acercó hacia él pero me aparté. Por primera vez, tuve conciencia de mi aspecto: la cara arañada y cubierta de savia de árbol y el pelo tieso y manchado con substancias innombrables. —Ven aquí —dijo—. Quiero abrazarte un momento. —Pero estoy llena de sangre y vómito —protesté mientras hacía un esfuerzo inútil por atusarme el cabello. Jamie resolló. La débil exhalación era todo cuanto las costillas rotas le permitían a modo de risa. —Por el amor de Dios, Sassenach, la sangre y el vómito son míos. Ven aquí.
Forastera (Diana Gabaldon)

lunes, 1 de febrero de 2016

Post-it! #096

La Pregunta:

¿Consideras que los lectores estamos divididos en sub-grupos dependiendo de qué o cuánto leamos (por ejemplo) o que pertenecemos a la misma afición, sin matices?

S. de Escalera de teclas me dejaba esta cuestión en el post-it! de la semana pasada.

Y en verdad, la respuesta da para mínimo una tesis doctoral -supongo- xD

Mi primer impulso ha sido contestar que no, que para mi, para ser lector sólo hay que leer de manera asidua. Ojo, y perfectamente esa asiduidad puede ser leer un libro al año. Y claro, matizar ésto me ha hecho ver que no; que por mucho que el primer impulso o que yo piense que no hay matices ni diferencias lo cierto es que si las hay; e incluso dependiendo del contexto yo también las uso.

Y aquí está el quid de la cuestión.

Porque aunque no sea soberbia tampoco peco de ingenua, y seguramente saque a matizar que si, somos lectores; pero claro no es lo mismo alguien que lee literatura adulta o de género con alguien que lee (mayoritariamente) juvenil o romántica. O que una cosa es leer novelas y otra las "novelas" publicadas por youtubers o booktubers o los fanfics. Sobre todo, si como ya he comentado en este blog tu interlocutor o no entiende el gusto por la lectura y lo menosprecia, o todo lo contrario, se cree que su gusto por x género/autor es mejor que el tuyo.

Aún así creo que parte de la culpa de este postureo lector la tenemos precisamente los lectores, y más aún los booktubers y bookblogers porque aunque no sea cierto si hay una sensación de competencia: ver quién lee más en un año, o quien compra (o le regalan más libros) e incluso si la nota que les ha puesto de media ha sido más elevada, señal de que su gusto es mejor y no lee nada "malo".

Para mi un lector es alguien que lee por gusto. Mientras sea así y respete los gustos de otros lectores para mi no hay diferencias. Creo que precisamente los que más "creen" en las categorías son precisamente los que no leen por gusto y se dejan llevar por modas o por el qué dirán. Gente insegura que necesita despreciar al resto y sobrevalora lo propio o gente muy insegura que necesita del respaldo del grupo para tener identidad propia.

Por eso el mejor consejo que puedo dar es que leáis lo que queráis, cuando queráis. No os dejéis llevar por modas ni por imposiciones, no penséis en lo "guay" u obligatorio que sea leer x obra. Da igual si es un clásico o la última novedad del mercado. Y si un libro os llama la atención, leedlo sin que os importe su género o autor.


*****


La cita:
Yo seguía mirando el Sena. Los puentes cercanos, pensé, eran los mismos que en el siglo XVIII, excepto el Pont des Arts, de construcción posterior: en otro tiempo mi lugar favorito de aquella ciudad, donde veinte años atrás había ambientado una de las escenas de El cazador de libros. Ahora, pensé con amargura, sería imposible creérsela, con aquellas barandillas recargadas de estúpidos candaditos románticos a lo Moccia, y los vendedores que los ofrecían en el mismo puente. La tarde anterior me había dado el siniestro placer de comprar a un pakistaní uno de esos candados para tirarlo directamente al río, con la llave puesta.
Hombres buenos (Arturo Pérez-Reverte)